LECCIONES

Parecer descuidado, sin serlo

Técnica

Miércoles 22 de octubre de 2014

Nos dirigimos fundamentalmente a los principiantes, pero para todos los que ya tengan cierto nivel es bueno re-evaluar de vez en cuando nuestra técnica. Despues de formar con éxito unos cuantos acordes, el siguiente desafío es encadenarlos juntos en una secuencia.



Por Guitarrista:

Es una experiencia deprimente encontrar que ahora apenas tienes tiempo de formar cada acorde, ¡sin tener en cuenta hacerlos sonar bien!

He aquí un secreto estremecedor. Incluso intérpretes con experiencia no pueden hacer todos los cambios de acordes en una fracción de segundo. Siempre hay un retraso. En las partes de pulsación complicada, esto no es un problema, ya que puedes construir las formas gradualmente, pero en las partes rasgueadas, ¡no hay más opción que saltar! ¿Qué hacemos? He aquí una breve progresión, usando en su mayor parte acordes al aire…

¿Ves lo que pasa? Incluso cuando la mano del diapasón está flotando entre acordes, la mano que pulsa sigue rasgueando. De hecho, hay un retraso deliberado en el cambio de acorde mientras que el ‘no acorde’ de transición ocupa la mitad de un pulso. Descubrir que puedes hacer esto resulta una gran revelación. En lugar de apresurarte a hacer el cambio instantáneamente, puedes tomarte tu tiempo. Siempre y cuando no acentúes este ‘no acorde’ (habitualmente queda en un golpe de púa ascendente) las cuerdas al aire sonarán bien. Nuestra hipótesis musicológica amateur es que nuestro sentido del ritmo es más innato que nuestro sentido de la afinación. Si se satisface nuestro sentido del ritmo, somos más indulgentes con las notas reales implicadas. En cualquier caso, ¡funciona!

 

Escucha recomendada:

The Beatles A Hard Day’s Night. Muchas de las primeras canciones de The Beatles incluyen partes acústicas potentemente rasgueadas como And I Love Her Love Her

 

Para escuchar el audio que complementa a esta lección, puedes acudir al número 144 de tu Revista Guitarrista.