LECCIONES

Arpegios básicos con Fingerpicking: aprendamos un poco más sin dejar de divertirnos

Taller acústico: Primeros pasos

Miércoles 22 de octubre de 2014

Vamos a desarrollar una técnica para guitarra acústica que en realidad podréis aplicar a cualquier guitarra que os guste, con pequeñas y sencillas dosis de armonía que podréis completar y ampliar. El estudio de la armonía se complementa con la técnica y viceversa. Es más: estudiando una se estudia la otra queramos o no. Cuando estudiemos un ejemplo por sencillo que sea, si lo hacemos con las bases técnicas correctas estaremos afianzando y mejorando nuestra técnica. Digitar un arpegio, una escala, colocar un acorde complejo, una inversión, una progresión, etc., supone estudiar armonía de un modo aplicado a través de una técnica o técnicas concretas. Dicho esto... ¡Que os divirtáis!



Por Guitarrista:

Si lo enfocamos de esta manera estaremos saboreando cada momento con nuestra guitarra. No debe de obsesionarnos la falsa creencia de que por estudiar un ejercicio de armonía estamos dejando de lado la técnica: ni mucho menos. Estamos estudiando ambas disciplinas desarrollando una base sólida.

Consejos prácticos:

Objetivos a corto y medio plazo
• Colocar los acordes lo más pulcramente posible en el mástil acercando los dedos a los trastes lo más posible sin pisarlos, para evitar cerdeos. Con los acordes correctamente colocados podremos mover los bajos y conseguir un sonido limpio y pleno con el que crear la atmósfera deseada sin que se crucen sonidos no deseados o ruidos molestos.
• Ir adquiriendo cierto control del pulgar de la mano derecha para mover los bajos.
• Sacar partido a un mismo acorde sin que nos aburramos. Para ello pensaremos en las notas de la escala del acorde y las tomaremos prestadas para mover el bajo a través de ellas manteniendo el resto del acorde.
• Ver los acordes como algo más que una simple postura, ya que pueden ser toda una fuente de información muy rica. Son elásticos y moldeables.

La progresión 1 consta básicamente de los acordes de Lam (Am), Si7b9 (Bb9), Mim (Em), Sol7 con bajo en Si (G7/B), Si disminuido (Bdim) y Do (C). Los movimientos que se producen entre los acordes serán inversiones que den movilidad al bajo para conducir los cambios de acordes del modo más suave y cadencioso posible.

La progresión 2 parte del mismo concepto pero en compás de 6/8. La técnica que muestro brevemente en el compás 13 cobra ahora más importancia. Los dedos índice, medio y anular en este tipo de acompañamiento deben sonar exactamente al mismo tiempo en estos ejercicios y no unas notas antes que otras tal y como indica la partitura. Cambiamos de acordes para que nos resulte menos monótono y más variado. No porque toquemos en 6/8 debemos pensar que ello implica una aceleración del tempo. Lo ajustaremos a la velocidad que nos permita ejecutar el ejercicio sin automatismos: leyéndolo y racionalizándolo para entenderlo y que suene fluido y bonito. Luego podemos ir aumentando la velocidad. Recordad: para poder correr ¡debemos ir despacio primero!