TÉCNICA

Cuidados del mástil

Taller fundamental para guitarristas

Miércoles 22 de octubre de 2014

Normalmente descuidamos el mantenimiento de esta pieza esencial. En las clásicas y flamencas lo normal es que no lleven alma dentro del mástil y que la curva sea invariable. Supuestamente la curva es la idónea para que con la tensión que suman todas las cuerdas su ángulo sea el perfecto. Ojalá siempre esto fuera así. Lógicamente, a medida que el instrumento sea de mayor calidad, el riesgo de que el mango se vaya es menor. No hay que cometer el error de culpar al constructor siempre que un mástil presente problemas. Las condiciones de humedad, temperatura, tensión del cordaje, que el instrumento sea tocado, etc., van a condicionar de manera obligatoria la calidad de vida de una guitarra. Si cuidamos estos puntos una guitarra de calidad puede acompañarnos más de veinte años sin problema.



Por Guitarrista Online:

En las acústicas ocurre al contrario: lo normal es que lleven alma, incluso doble las de doce cuerdas. Esto permitirá al luthier ajustar correctamente una o dos veces al año en los cambios de estación o debido a viajes, cambio de país, actuaciones nocturnas con frío, viajes en verano, etc., su curvatura.
Todo esto puede producir trasteos, de esa manera percibimos trasteos o cerdeos.

Causas
1. El más básico: pisamos lejos de los trastes y/o con poca fuerza. Esto es muy común en los acordes con cejilla estilo Fa Mayor, por no hablar de Fa Mayor con novena añadida. Esto no es un problema del mástil. Practica y desaparecerá.
2. El mástil no tiene la curva adecuada y en algún o algunos puntos existe una “panza” que hace que al pisar la cuerda en un traste ésta roce en el siguiente o siguientes trastes.
3. Los trastes presenten un elevado desgaste de un modo irregular hasta que esto hace impracticable la guitarra en algunos lugares concretos.
4. Hemos pasado un tiempo largo –meses o más- sin tocar y hemos mantenido la afinación original sin bajarla medio tono o un tono.
5. Viajes en avión sin bajar la afinación. Pueden provocar problemas en la curvatura del mástil.
6. Guitarra de mala calidad que no viene bien acabada de fábrica que nos lleva al punto 2.
7. Problemas en la selleta o en el puente, con posibles roturas, fisuras o desgastes excesivos en algunos puntos.

Soluciones.- En el caso de las clásicas y flamencas sin alma el diagnóstico en los casos de problemas de curvatura es bastante negro, ya que no se puede arreglar. Si es un problema de trastes con un repaso o incluso un cambio de trastes si fuera necesario el problema podría quedar solucionado. El nylon de las clásicas es mucho menos abrasivo que el bronce o de las acústicas, lo que hace menor la probabilidad de problemas de trastes en las clásicas o flamencas. Las acústicas con uso regular pasarán por el taller antes o después para un repaso de trastes. En las acústicas una o dos revisiones al año –en caso de profesionales puede ser necesario- puede asegurarnos la longevidad de nuestra guitarra. Un correcto ajuste con cambio periódico de cuerdas, manteniendo la guitarra limpia (diapasón, cuerdas, cuerpo, etc.) asegura un timbre correcto y un comportamiento sin “extraños” en cualquier situación.