FLAMENCA

Paco de Lucía dejará intacto su legado en la Caja de las Letras del Cervantes

Miércoles 22 de octubre de 2014

El guitarrista algecireño guardará este año parte de su obra en la cámara acorazada situada en el sótano de la sede central sumándose a otros artistas que ya obtuvieron anteriormente este privilegio.



Por EFE:

El guitarrista de Algeciras,  Paco de Lucía, entrará a formar parte este año del distinguido grupo de personalidades a los que el Instituto Cervantes, desde el año 2007, les está reservando una de las 1.800 cajas de seguridad contenidas en la cámara acorazada del antiguo banco que ocupaba el edificio de la calle Alcalá en Madrid, sede central de la institución.

El Cervantes, aprovechando la presencia de este espacio reservado e infranqueable, utiliza las cajas de seguridad, conocidas como cajas de las letras, para que grandes personajes de la cultura hispánica depositen un legado que no se abrirá hasta la fecha que ellos decidan haciendo de improvisadas cápsulas del tiempo.

La Caja de las Letras de la sede central del Cervantes recibirá este año, además del legado del músico algecireño; el del cocinero Juan Mari Arzak; del investigador Mariano Barbacid; de la actriz Nuria Espert; del pintor Antonio López; del coreógrafo Víctor Ullate y del gran tenor Plácido Domingo.

La directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, informó ayer de esta serie de novedades para el presente año junto al plan de actividades previstas por la institución que en 2011 cumple veinte años de vida con 6.500 actividades culturales en los 77 centros que tiene distribuidos por 44 países.

La Caja de las Letras ha sido uno de los proyectos impulsados en los últimos años para que escritores, cineastas, músicos, artistas, científicos y arquitectos de prestigio fueran invitados a depositar los legados que deseen -manuscritos, grabaciones, bocetos, dibujos, entre otros- en alguna de las 1.800 cajas.

El escritor Francisco Ayala en febrero de 2007 inauguró este viaje en el tiempo al que invita a los artistas el Instituto Cervantes, él mismo depositado una carta manuscrita y un legado personal, cuyo contenido sin desvelar permanecerá guardado hasta el año 2057, fecha elegida por el autor para que se abra la caja de seguridad correspondiente. El mismo procedimiento seguirá cada dueño de una de estas cajas de sueño.