FLAMENCA

'Grabar con orquesta era un sueño largamente acariciado'

Al toque de Javier Ruibal

Miércoles 22 de octubre de 2014

'Sueño' es el nombre del último trabajo del músico portuense que, al igual que sus anteriores 'Lo que me dice tu boca' (2007) y el ya mítico 'Pensión Triana' (1993), da cuenta de que el medio natural de este músico inigualable sigue siendo el directo.

Son 18 temas grabados en el Gran Teatro de Córdoba. Junto con el disco se incluyen un DVD con el concierto, fotos y unas palabras del propio Rubial. Su nuevo disco está exquisitamente elaborado, como suele ser habitual en sus trabajos. En esta ocasión, el libreto que acompaña al disco incluye 7 textos de diversos autores elogiando la obra de Javier. Una edición para no perderse.



Tus últimas experiencias discográficas desde “Lo que me dice tu boca” han sido grabaciones en directo. ¿Por qué?

Porque creo que el disco debería ser siempre el recuerdo de lo que se oye en el escenario. No creo que haya mejores discos que los que retratan fielmente esa convivencia de espíritus, que es como yo vivo la experiencia del directo. Más allá de las músicas y los públicos hay siempre una energía que fluye de arriba abajo y viceversa. Y, naturalmente, en las grabaciones así, esa complicidad, tantas veces dada por el aplauso, esa energía, se nota.

Cuéntanos cómo se gesta “Sueño” y de dónde viene la idea de trabajar con una orquesta.

La idea viene del convencimiento de que la música a interpretar –recordemos que “Sueño” se compone de temas míos ya conocidos, sólo hay dos temas nuevos– tiene una plasticidad que permite esa reinterpretación instrumental. Esto que he hecho no es nada nuevo, no nos engañemos, lo han hecho cientos de artistas ya. No hemos inventado la pólvora, sinceramente, pero para mí, grabar con orquesta constituye un sueño largamente acariciado.

La cuestión, una vez tomada la decisión, fue plantearse: ¿y ahora cómo lo hacemos?, ¿quién arregla esto? Y lo más importante: ¿cuántas montañas tendré que saltar para poder hacerlo? Porque, en fin, yo no soy un artista de primera línea que pueda decir: “Vale, llamo a una orquesta, ganaré menos dinero y ya”. No, no es el caso. Así que, esas cosas sólo se podían solucionar con compañeros y compañeras que fueran cómplices en este viaje.

¿Quiénes fueron los cómplices?

La orquesta me la proporcionó el Instituto de las Artes y las Letras de Andalucía, muy gentilmente por cierto, como reconocimiento a mi aportación a la cultura musical de mi tierra. Javier López de Guereña escribió todos los arreglos y, lo más importante, le dio al conjunto de los temas una estructura de trama, como si fuera una ópera, compuso una obertura instrumental sobre melodías de otros temas míos que no se tocarían después, y todo esto sin que desaparecieran los colores de la paleta con la que suelo pintar…

Encuentra la entrevista al completo en el número 32 de la revista Acordes de Flamenco.