FLAMENCA

El poder está en tus uñas

Miércoles 22 de octubre de 2014

El trabajo de guitarrista es tremendamente ingrato debido a la dependencia que tenemos de nuestras uñas. Si practicamos muchas horas, haremos en ellas una muesca considerable, y al limarlas las rebajaremos tanto que nos quedaremos enseguida sin ellas. Y lo que es peor, si a unas horas de un concierto se nos rompe una uña por un descuido, el problema es ya mucho más grande. Ahora hay nuevos sistemas, como el de Carlos Juan, basado en un gel que se seca en tan solo tres minutos con una lámpara de rayos ultravioletas y que dejará nuestra uña reforzada y con el mismo aspecto que una natural.



El prestigioso guitarrista de jazz Pat Metheny ha dicho sobre este novedoso pack:  “¡Ha cambiado mi vida! Es lo mejor que me ha pasado, sencillamente fantástico. Es muy simple y rápido”.

 

Para solucionar este problema de rotura o debilidad de uñas, la casa alemana Carlos Juan ha creado el kit portátil de restauración de uñas Carlos Power Nails. Un cuidado y completo conjunto de accesorios que nos ayudarán a mantener nuestras uñas fuertes para la práctica instrumental.

1.- En primer lugar limpiaremos la uña de impurezas y manchas con una de las limas. Tiene que desaparecer el brillo natural de la misma, que quede mate.

2.- Después aplicaremos una capa del pegamento especial imprescindible para que el gel se adhiera mejor a la uña.

3.- A continuación el paso más importante. Vamos a poner una fina capa de gel sobre la uña ayudados del pincel. Hay que coger poco a poco del bote y extenderlo de forma circular. Tened en cuenta que los diestros debemos hacer esto con la mano izquierda, pero no es nada complicado. Con un poco de práctica enseguida se coge el truco. También es posible hacer nuestra uña mucho más larga, o rehacer un fragmento, utilizando el alargador que se nos suministra en el kit.

4.- Podemos poner, según nuestro deseo, una o dos uñas con gel bajo la lámpara de rayos ultravioletas para ahorrar tiempo, pero la uña del pulgar hay que ponerla sola. Ayudados del cronómetro, tras tres minutos de cuenta atrás comprobaremos si la capa de gel está seca o no. Es posible que sintamos sensación de calor. Si es así, sacamos el/los dedo/s y pasados unos segundo volveremos a ponerlo/s.

Hay que tener mucho cuidado para no poner demasiado gel porque si no tardará mucho más en secarse. Lo recomendable es dar una fina capa, secarla y, si se desea, dar otra encima.

5.- Tras el secado total daremos la forma deseada al contorno de la uña y también en su superficie para evitar rugosidades. Hay que hacer que se parezca lo más posible a una normal. Este es también un punto clave del proceso ya que según dejemos el grosor de la capa de gel tendremos un sonido más o menos duro o incisivo.

6.- Seguir el mismo proceso con el resto de las uñas.

En la práctica es un proceso bastante sencillo que permitirá que en unos veinticinco minutos podamos tener todas las uñas de una mano a punto. En ocasiones solo buscaremos reforzar una zona de la uña, generalmente el extremo, que es al fin y al cabo con el que tocamos las cuerdas, así que este asunto del tiempo es bastante relativo.

Más información en www.carlosjuan.eu