TÉCNICA

Cómo grabar con un simulador de ampli

Zoom G3

Resuelve tus dudas antes de grabar tu sonido

Miércoles 22 de octubre de 2014

Si no te es posible usar tu propio ampli para grabar o simplemente necesitas una variedad más amplia de sonidos, es hora de mirar hacia las simulaciones de amplis… Veamos en detalle algunas de las posibilidades que podrás tener a tu alcance.



Por Guitarrista Online:

¿Por qué no iba a querer grabar mi ampli?
Bueno, puede que no tengas el espacio necesario para meterlo o tengas problemas para poder hacerlo funcionar con el volumen/sonido que querrías. Por otra parte, puede que no tengas un micro o un previo decentes. En este artículo vamos a analizar el uso de simulaciones de amplis combinada con simulación de altavoces.

Simulación de amplis – eso es todo digital, ¿no?
En general, en estos tiempos, el modelado digital usa procesado digital de señales (DSP) para recrear el sonido de los amplis/bafles, pero también hay simuladores de amplis analógicos que usan circuitos electrónicos. Uno de los primero simuladores de amplis es el Tom Scholz Rockman, que apareció en los años ochenta. Otros desde entonces incluyen la línea SansAmp de Tech21, que aún sigue en activo.

¿Entonces qué me dará un simulador de ampli físico?
Lo primero que te dará es una opción. Tu propio ampli puede sonar genial, pero lo más probable es que tenga una voz característica y esa voz puede no ser el sonido que necesites para todas las partes de guitarra en todos los temas que grabes. Si piensas en la grabación como en pintar un cuadro, sin duda sería más interesante si añadieras una gama de colores y varías la luz y la sombra. Un simulador de ampli te dará la variedad que necesitas para lograr eso ofreciendo una gama de diferentes amplis simulados – Marshall, Fender, Vox y más allá, además de varias opciones de recrear el sonido de un altavoz de bafle microfoneado. Las unidades digitales también tienen efectos modelados dentro de la cadena de señal si quieres usarlos, y algunos cuentan con una interfaz de audio interna para grabar directamente en un ordenador mediante conexión USB.

¿Pero sonará como un ampli de verdad?
Ésa es la gran cuestión. Siempre habrá quienes juren que nada a transistores o digital puede acercarse al sonido o la sensación de un ampli a válvulas pero, aunque eso fuera cierto en todos los ámbitos (y con el Kemper y similares esos límites son cada vez más borrosos), probablemente no viene al caso en este contexto. De lo que hablamos aquí es de la grabación, y hemos de tener en cuenta que al hacer cualquier grabación, incluso un puro ampli microfoneado es sólo el principio. El ingeniero de mezclas tiene que ajustar esa guitarra para ‘situarla’ agradablemente en la mezcla y, para hacer eso, generalmente se requiere un procesado posterior. Puede ser comprimida y ecualizada, y también es probable que se le añada ambiente en la forma de un reverb o un delay.

Si escuchas esa guitarra procesada y grabada aisladamente puede sonar muy diferente del sonido crudo que sale del ampli, pero puede sonar prefecto para la mezcla. La cuestión aquí es que una simulación de ampli que puede sonar un poco sospechosa asiladamente puede ser lo adecuado cuando está en contexto – como un componente integral de tu grabación.

¿Por qué no iba a querer grabar mi ampli?
Bueno, puede que no tengas el espacio necesario para meterlo o tengas problemas para poder hacerlo funcionar con el volumen/sonido que querrías. Por otra parte, puede que no tengas un micro o un previo decentes. En este artículo vamos a analizar el uso de simulaciones de amplis combinada con simulación de altavoces.

Simulación de amplis – eso es todo digital, ¿no?
En general, en estos tiempos, el modelado digital usa procesado digital de señales (DSP) para recrear el sonido de los amplis/bafles, pero también hay simuladores de amplis analógicos que usan circuitos electrónicos. Uno de los primero simuladores de amplis es el Tom Scholz Rockman, que apareció en los años ochenta. Otros desde entonces incluyen la línea SansAmp de Tech21, que aún sigue en activo.

¿Entonces qué me dará un simulador de ampli físico?
Lo primero que te dará es una opción. Tu propio ampli puede sonar genial, pero lo más probable es que tenga una voz característica y esa voz puede no ser el sonido que necesites para todas las partes de guitarra en todos los temas que grabes. Si piensas en la grabación como en pintar un cuadro, sin duda sería más interesante si añadieras una gama de colores y varías la luz y la sombra. Un simulador de ampli te dará la variedad que necesitas para lograr eso ofreciendo una gama de diferentes amplis simulados – Marshall, Fender, Vox y más allá, además de varias opciones de recrear el sonido de un altavoz de bafle microfoneado. Las unidades digitales también tienen efectos modelados dentro de la cadena de señal si quieres usarlos, y algunos cuentan con una interfaz de audio interna para grabar directamente en un ordenador mediante conexión USB.

¿Pero sonará como un ampli de verdad?
Ésa es la gran cuestión. Siempre habrá quienes juren que nada a transistores o digital puede acercarse al sonido o la sensación de un ampli a válvulas pero, aunque eso fuera cierto en todos los ámbitos (y con el Kemper y similares esos límites son cada vez más borrosos), probablemente no viene al caso en este contexto. De lo que hablamos aquí es de la grabación, y hemos de tener en cuenta que al hacer cualquier grabación, incluso un puro ampli microfoneado es sólo el principio. El ingeniero de mezclas tiene que ajustar esa guitarra para ‘situarla’ agradablemente en la mezcla y, para hacer eso, generalmente se requiere un procesado posterior. Puede ser comprimida y ecualizada, y también es probable que se le añada ambiente en la forma de un reverb o un delay.

Si escuchas esa guitarra procesada y grabada aisladamente puede sonar muy diferente del sonido crudo que sale del ampli, pero puede sonar prefecto para la mezcla. La cuestión aquí es que una simulación de ampli que puede sonar un poco sospechosa asiladamente puede ser lo adecuado cuando está en contexto – como un componente integral de tu grabación.