ACÚSTICA

Aprende a ser el mejor guitarrista de acompañamiento

8 Claves para la guitarra de acompañamiento

Miércoles 22 de octubre de 2014

En multitud de ocasiones no se aprecia como se merece la labor del guitarrista de acompañamiento que la mayoría de las veces queda oculta, tras un segundo plano. Pero sin embargo resulta fundamental para que el sonido de un grupo suene realmente bien. Hoy te vamos a dexcubrir varios factores esenciales que debemos de seguir con especial atención para desarrollar una buena labor en la faceta del acompañamiento.



1) Pensar como lo haría un bajista: los bajos conducen la armonía y son la piedra esencial de una composición. Un bajo estable, constante y conducido con sentido y evitando saltos bruscos en los intervalos resulta eficaz.

2) Dividir los acordes: las tres cuerdas graves por un lado y las tres cuerdas agudas por otro. Dedicar los tiempos fuertes -según estilo- a las tres cuerdas graves con el dedo pulgar de la mano derecha y las tres cuerdas agudas para establecer en las mismas partes o en las débiles melodías sueltas o con acordes.

3) Marcar las diferencias entre partes de la canción: un uso adecuado de la dinámica catapulta a un cantante y a otros instrumentos, define las partes de la canción y revela información esencial sobre la fuerza, delicadeza, principio, final, estribillo, etc. donde nos encontremos.

4) Variar los patrones rítmicos entre las partes: además del buen uso de las dinámicas, los patrones rítmicos deben variar para afianzar la identidad de las partes: la dinámica se apoyará eficazmente sobre los patrones rítmicos y sus diferencias.

5) Apoyar los dibujos melódicos y rítmicos del instrumento solista o voz mientras acompañemos.

6) Pequeños licks o dibujos en los bajos harán que estos resulten más frescos y coloristas.

7) Cuando toquemos con otro instrumento acompañante evitar repetir todos sus acentos y contras, definiendo previamente la labor de cada uno. En el caso de dos guitarristas esto es muy importante para no repetir los mismos acordes y perder así eficacia, tanto de color, información, eficacia, estética como de calidad y sentido común.

8) Cuidar los acompañamientos para no caer en la monotonía, así como en el recargamiento de bajos o contras. Los acompañamientos a veces pueden ser más que suficientes con conceptos ligeros y sencillos.