CLÁSICA

3 Técnicas para ampliar tu paleta de sonidos

Amplía tu conocimiento técnico

Miércoles 16 de septiembre de 2015
Es el momento de abordar otras técnicas específicas de la guitarra que dan una vuelta de tuerca al sonido exótico y se salen un poco de lo habitual. No son especialmente frecuentes en el repertorio guitarrístico pero conviene conocerlas para no llevarnos sorpresas en caso de toparnos con alguna partitura que las introduzca.

Además, son formas de tocar extrapolables a todas las guitarras (acústicas, clásicas…) y cada vez tienen más aceptación entre los compositores de las últimas generaciones.

PIZZICATO
Con esta denominación se conocen técnicas no sólo de la guitarra, sino también de otros instrumentos, como el violín. Pero centrándonos en nuestro mundo, el pizzicato es un efecto para el que se necesita una técnica especial de mano derecha. Consiste en apoyar el canto de la misma sobre las cuerdas a la altura del puente y tocar con el pulgar sin perder afinación pero sí sonoridad y agilidad.
Ese el pizzicato normal. Pero hay veces que, en determinados pasajes, se nos pide hacer un pizzicato a una velocidad tal que nuestra mano derecha no puede pulsar tan rápido. Entonces es cuando podemos hacer el llamado “falso pizzicato”. Consiste en tocar con la mano derecha de una manera normal mientras que la mano izquierda no pisa en los trastes normalmente, sino mucho menos, al estilo de un armónico, pero en medio del traste. Así se logra la misma sonoridad del pizzicato o muy parecida, sin tener que afectar o cambiar de posición la mano derecha.
Aprender el pizzicato no será algo que resulte anecdótico. Deberá cuidarse la relativa agilidad en su ejecución porque el no dominio de esta técnica conlleva un grave deterioro en el resultado final de una obra, y no es plan de alardear de técnica y conseguir un sonido pobre.

TAMBORA-GOLPEO
La tambora es una técnica guitarrística que añade un color o timbre especial, otro más dentro de las infinitas posibilidades del instrumento. Consiste en percutir sobre las cuerdas con el pulgar o la mano derecha abierta mientras la mano izquierda tiene puesta una posición determinada. Ya sea de nota o acorde.
No es muy normal enseñar esta técnica por el hecho de ampliar conocimientos. La tambora suele presentarse cuando el guitarrista va a abordar una obra que requiere de su uso.
Lo difícil de la tambora, como de otras en las que necesitamos un cambio de posición de la mano derecha (pizzicato, armónicos, etc.) es no perder el tempo o compás e integrarla con agilidad y soltura en un contexto musical determinado, algo que ya sabéis, se soluciona con paciencia.
La técnica de la tambora es patrimonio casi exclusivo de la literatura contemporánea para guitarra, aunque deberemos tener en cuenta que en algunos casos no es tan lógico que así sea puesto que se tienen noticias de que Carcassi (ppos. siglo XIX) ya la usaba para algunas de sus composiciones.
Por otro lado, el golpeo habitual en la guitarra, el producido en el flamenco (con dedo anular o medio) o guitarra clásica (pulgar sobre el aro superior de la caja) no tiene excesiva dificultad más allá de colocarse en el lugar adecuado dentro de la pieza. Son usos percusivos mucho más habituales.

BARTOK PIZZICATO
Esta curiosa forma de pulsar es propia de composiciones de guitarra de autores contemporáneos. Ocurre como en los casos anteriores.
Consiste en coger una cuerda, elevarla verticalmente y soltarla de forma un tanto agresiva, de modo que impacte contra el mástil. Suele hacerse para evocar instrumentos de percusión o sonidos de la naturaleza que, en determinado contexto musical, produzcan un sonido contundente.
Casi no se utiliza, pero…nunca se sabe. Es un sonido curiosísimo y, bien situado, el Bartok Pizzicato (nombre evocador del genial compositor austrohúngaro) es una de las formas más “resultonas” de provocar sonido en la guitarra.