CLÁSICA

Claves para afinar de oído

Afinación básica

Lunes 17 de octubre de 2016
Imagina que tienes que tocar la guitarra pero por lo que sea no dispones de un afinador a mano. No te preocupes, que no tienes que volver a casa con tu guitarra en el estuche, hay algunos pequeños trucos para lograr afinar de oído. Lo único que necesitas es por lo menos una cuerda relativamente afinada.

Empezamos por la sexta y damos por hecho que en ella hay un Mi o algo parecido. Si pisas esta cuerda en la casilla cinco sonará un La igual al que tiene que haber en la quinta cuerda al aire. Los comparas con el oído y tensas o destensas (lo que haga falta) para que suenen igual. Importante: nunca tienes que tocar la clavija de la cuerda que ya diste por afinada. Es decir, que si no suenan iguales tendrá que corregir la que estás afinando y en ningún caso mover la que usas como referencia.
Ahora, pisas la quinta cuerda en la casilla cinco y sonará un Re igual al que tiene que haber en la cuarta cuerda al aire. Repites la operación anterior.


• Pisando la cuarta cuerda en la quinta casilla sonará un Sol igual al que tiene que haber en la segunda cuerda al aire.
• Pisando la tercera cuerda en la casilla cuatro sonará un Si igual al que tiene que haber en la segunda cuerda al aire.
• Pisando la segunda cuerda en la casilla cinco sonará un Mi igual al que tiene que haber en la primera cuerda al aire.
Todas las cuerdas se pisan en la casilla cinco menos la segunda que se pisa en la casilla cuatro tal y como te marca el gráfico.


Muy importante: cada cuerda será la referencia de la cuerda siguiente por lo que el resultado total dependerá de cada uno de los parciales. Es decir, si la quinta cuerda no queda muy bien afinada será una referencia defectuosa para afinar la cuarta cuerda que su vez deberá ser la siguiente referencia, etc. Por este motivo, necesitas estar tranquilo y tener toda la paciencia del mundo, ya que tu no eres electrónico y la información que reciben tus oídos es procesada por tu cerebro para decidir si lo que oyes es correcto o no. Si no te relajas para escuchar con atención, harás una chapuza y lo peor: creerás que afinar la guitarra es algo imposible.
Es verdad que el oído se trabaja con mucha ejercitación y que un músico con experiencia afina mejor y más rápido que un principiante pero a él también alguna vez le tocó ser un principiante. El camino es insalvable. Puedes transitarlo bien o mal pero no hay atajos.